Columna de opinión: Que no pare la ilusión

Deportivo Cali cumplió con su hinchada. Es más, diría que sobrepasó las expectativas de su exigente fanaticada. El miércoles 14 de junio de 2017 se convirtió en un día especial en la historia de los días apoteósicos del Estadio Deportivo Cali.

Héctor Cárdenas y sus dirigidos se han sobrepuesto a un sin número de dificultades planteadas en el siempre difícil entorno verdiblanco. Cárdenas fue la gran apuesta del Comité Directivo ante una mayoritaria adversidad pública. La mayoría calificó al DT de inexperto restándole valor a la inversión que se había hecho en su juiciosa capacitación y a su recorrido por la Divisiones Inferiores de la institución. Al mismo tiempo, a Cárdenas se le señalaba como un líder falto de carácter por parte de influyentes hinchas en las redes sociales, medio de comunicación que en los tiempos de hoy tiene uno de los mayores impactos de opinión entre la comunidad debido a su agilidad para difundir mensajes.

Desde junio del 2015, tras el campeonato logrado bajo el liderazgo de Pecoso Castro, la salud deportiva de la institución verdiblanca nunca encontró equilibrio hasta estos días. Mario Alberto Yepes, a pesar de haber disputados cuartos de final en los dos torneos del 2016, tuvo un paso más recordado por su taquillera imagen deportiva que por los resultados alcanzados y mucho menos por el funcionamiento del equipo. Era una apuesta muy arriesgada, como la mayoría de decisiones que ha tomado este Comité, con un desenlace triste al ver como uno de los ídolos de la institución sucumbía ante la despiadada afición azucarera. Mientras las finanzas de la intuición se resarcían, alimentadas principalmente por el modelo 70-30 adoptado por la Junta, nutrido por las decisiones futbolísticas del Pecoso Castro durante la temporada 2015. Sin embargo, el fútbol del equipo parecía volverse a hundir después de Junio 2015.

Y es que así es el fútbol, y especialmente el nuestro. Hasta Abril de este presente año la debacle futbolística del Cali parecía inminente. Yepes dejaba un grupo de futbolistas golpeado por el hostil entorno generado alrededor de la plantilla a raíz del funcionamiento futbolístico. Más que los propios resultados, la exigencia que siempre baja de la grada y que se vive en Pance y Vásquez Cobo se desprende del fútbol que se muestre los domingos. Esto era lo que recogía Cárdenas. Un equipo golpeado y sin respaldo de la gente.

El pasado 14 de Junio el DT Cárdenas terminó de disipar las dudas que sobre su capacidad se habían generado. Calló y bocas y, lo más importante, nos unió a todos los caleños tal como hemos venido mencionando en esta columna. Deportivo Cali apabulló al mejor equipo del país en la última década y a uno de los tres mejores del continente en la actualidad.

Lo tenemos a tiro. Todos unidos. Positivos y con mentalidad fuerte vamos por la 10!

Por: Jose Alejandro Gómez
Twitter @JoseCali23

Deja tu comentario

Compartir