Columna de opinión: El barco defensivo de Hector

Foto: Club Atlético Huila

Mientras el DT Héctor Cárdenas navega en la búsqueda de la regularidad futbolística de su equipo, la hinchada verdiblanca padece los continuos desaciertos individuales de los jugadores defensivos del Deportivo Cali. Aunque estos yerros defensivos parecen compensarse parcialmente con la dinamita ofensiva del equipo, no hay bolsillo que aguante tanto maltrato.

Las estadísticas son contundentes con respecto al performance defensivo del equipo: 13 goles en contra en los últimos 5 partidos! Si Señor! 2,6 goles promedio por partido le aplican al Cali. Números exagerados cuando se trata de un equipo que busca pelear el campeonato. Y uno dice bueno, quitémosle los 5 de la final porque esto y lo otro… Pues quedamos en 2 goles por partido! Inaceptable para cualquiera.

El problema entonces hay que mirarlo por partes. Y en esta columna consideramos que son tres las que componen la dificultad: inexperiencia, continuidad y mentalidad.

Entre Quintero, Orejuela, Angulo, Lucumí y Rosero el promedio de edad es de 21 años. Que jerarquía se le puede exigir a jugadores juveniles en casi su totalidad al mando de la defensa de un equipo como Deportivo Cali? Este tipo de jugadores necesitan de compañeros experimentados arropándolos como lo fue Nassuti en su momento. De lo contrario no es realista esperar que alguno de estos pelaos le gane todos los mano-a-mano a Teo Gutiérrez y menos cuando tiene la hinchada encima desde hace un tiempo. Tampoco se les puede pedir regularidad y que mantengan su nivel sin picos ni valles si hace un par de años su desafío mas grande era ir a jugar el Super Derby juvenil a la Troja. Que hay excepciones, si. Pero esta claro que ninguno de los que esta actualmente es una de ellas. Solución: despachar algunos de estos pelaos a que se fogueen aquí adentro o por allá lejos (claramente algunos están de primeros en esa fila) y traer defensas de recorrido. En Andrade y en Moiraghi están puestas la veladoras.

Segundo, la falta de continuidad del bloque defensivo. Aquí hay que extenderse a la primera línea de volantes, donde realmente está el corazón del problema. Pérez y Aguilar: ya sabemos que no… Pérez y Giraldo: ya sabemos que tampoco… Giraldo y Rivera: pegan mas Uribe y Daniel Samper que estos dos… Y la que medio funcionaba, Pérez y Balanta: se lesionó Balanta… Aunque parezca irrisorio, todavía hay algunas combinaciones por probar pero el punto es… Solución: el DT debe definir un grupo de seis jugadores del bloque defensivo que empiecen a jugar de corrido. Y de corrido es Miércoles-Domingo-Miércoles. Especialmente ahora que recién estamos comenzando temporada y hay margen de error para el acople del bloque defensivo.

Y por ultimo, un tema que exige la hinchada de una manera folclórica pero que en la metodología deportiva requiere de un trabajo mas elaborado: la mentalidad del deportista. Por estos días el tenista Roger Federer y el ciclista Chris Froome nos dan un repaso de lo que es tener mentalidad para alcanzar la grandeza deportiva, algo extraviado en nuestro medio local. La mentalidad de nuestros juveniles defensores pareciera habérsela llevado toda Cristian Zapata para Italia (ya veremos que pasa con Helibelton, Mera y…Orejuela?). Esta es una problemática mas profunda que pertenece al proceso formativo de nuestros deportistas y se extiende hasta su entorno social. Con mentalidad no me refiero a que Orejuela no deba pintarse el pelo para parecerse a Quintero y esas cosas… Es la capacidad de nuestros jugadores asumir responsabilidades superiores a las que hayan tenido previamente. Esto se evidenció en la final en Medellín, se expuso cuando Chará y Teo su pusieron al frente y se comprueba cada vez que se permiten anotaciones del rival como las dos de ayer en Neiva. Solución: a parte de seguir trabajando la concentración del deportista de alto rendimiento en la formación de la cantera, los jugadores experimentados que se contraten deben contar con esa orientación al logro, con el hambre de gloria y una mentalidad sin limites de triunfos.

Es temprano en el torneo local (que para mi es lo que realmente importa ahora), y todavía se puede tener paciencia. Las soluciones aparentemente están, y aquí confiamos en que Héctor navegue su búsqueda de regularidad futbolista a un puerto seguro y ganador.

Por: Jose Alejandro Gómez
Twitter @JoseCali23

Deja tu comentario

Compartir