Alcaldía de Cali firmó decreto que no permitirá jugar en el Pascual con publico

Hasta que los equipos que usan el estadio olímpico Pascual Guerrero y la Dimayor no presenten un plan de seguridad integral que satisfaga a la Administración Municipal, el fútbol seguirá siendo un espectáculo a puerta cerrada para los hinchas en la ciudad de Cali.

Así quedó decidido este jueves mediante el decreto 4112.010.20.0385 del 1 de junio de 2017, en el que el alcalde Maurice Armitage, como máxima autoridad del Municipio y primer responsable de velar por la seguridad y el orden público de todos los caleños, resolvió que el escenario ‘sanfernandino’ no abrirá sus puertas para las hinchadas ni las barras organizadas, hasta tanto no se apruebe el plan de seguridad que deberán presentar los equipos y la Dimayor.

En otras palabras, el decreto permite el uso del Pascual Guerrero para partidos de fútbol, pero sin habilitar las tribunas para el ingreso de público. Cabe aclarar que el ingreso a los medios de comunicación y periodistas que sirvan a todo tipo de plataformas informativas está permitido, siempre y cuando cuenten con la acreditación de la Dimayor.

La Administración Municipal reitera que el permiso de uso y préstamo del estadio Pascual Guerrero, propiedad de la Universidad del Valle pero que es administrado por el Municipio, es facultad del Alcalde de Cali, como primera autoridad municipal.

En varias ocasiones, desde los desmanes que protagonizaron las barras del Deportivo Cali y del América de Cali el pasado 24 de mayo antes y después del clásico por Copa Águila, el alcalde Maurice Armitage ha enfatizado que las autoridades no permitirán que un espectáculo público que beneficia a privados ponga en riesgo a toda la ciudadanía.

Como se recordará, el plan integral de seguridad que deberán presentar los equipos que juegan habitualmente en el Pascual Guerrero, y que posteriormente tendrá que ser aprobado por la Alcaldía de Cali para permitir nuevamente el ingreso de hinchada al escenario, deberá contemplar medidas que apunten a la seguridad física del estadio y sus asistentes, medidas tecnológicas como el control biométrico y la detección de metales y la carnetización de las barras organizadas de tribunas populares.

Sin duda el mayor afectado será el América de Cali, equipo que oficia de local en el Pascual y hasta que no cumpla con los requerimientos pedidos por la Alcaldía no podrá jugar con su publico en el estadio de San Fernando.

Deja tu comentario

Compartir